Una masiva movilización se realizó este miércoles en Rosario contra los tarifazos, los despidos y las medidas recesivas y contractivas del Gobierno, en lo que fue un contundente mensaje desde las calles rosarinas.

La marcha, anunciada hace alrededor de un mes, fue organizada por distintas organizaciones sindicales, políticas y sociales, e incluso sectores empresarios y diversas multisectoriales de la ciudad.

La concentración se dio alrededor de las 18 en la plaza San Martín, frente a la sede de la Gobernación santafesina, para luego marchar rumbo al Monumento Nacional a la Bandera, precisamente en el día en que se cumplen 207 años desde la primera vez que Manuel Belgrano enarboló la insignia patria en tierra local.

Desde temprano varios referentes de distintos espacios congregados en la plazo dejaron sus sensaciones respecto a la convocatoria y los principales reclamos que, hoy por hoy y en carácter urgente, le hacen al Gobierno nacional.

La secretaria general de La Bancaria Rosario, Analía Ratner, declaró a Conclusión:  “Creemos que es momento de decir basta, somos muchos sectores sociales, gremiales, movimientos sindicales, es una fecha muy importante para demostrar que estamos en defensa de la patria, de nuestra nación: basta de tarifazos y despidos. La unidad en acción es fundamental en estos momentos, toda la comunidad, trabajadores y trabajadoras lo solicitan, está demostrado acá, creo que el objetivo es decirle al gobierno que tiene que cambiar”.

“La vara alta 17 de enero que superó expectativas, hay un sensación de calentura en la sociedad, motivos no faltan, es una convocatoria hacia ciudadanos de a pie, en una gran protesta colectiva, el gobierno tiene que cambiar sus políticas, sobre todos tarifarias”, dijo a Conclusión el titular de la Unión de Almaceneros de Rosario, Juan Milito, en momentos previos al comienzo de la movilización.

El también integrante de la Multisectorial contra los tarifazos de la ciudad, aseguró que si no cambia la postura del Gobierno, “se irá intensificando el plan de lucha, lo que nos reclama la gente es el llamado a un gran paro nacional, es lo que se va a expresar en el documento de hoy, si no se va a un paro nacional, trabajadores de la zona piden un paro regional, a 50 años del Rosariazo debemos ganar la calle, así se consigue lo que los gobiernos desoyen”.

Otro de los que se pronunció fue el dirigente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Eduardo Delmonte, quien expresó a Conclusión que “hay una firme decisión de gremios y organizaciones sociales de ir a un paro regional en caso de que se desoiga nuestra demanda de paro nacional, es necesario salir realmente a responder estas políticas que nos están hambreando, es una vergüenza que el presidente venga de incógnito, no sólo tiene no tiene gente que lo apoye sino que hay muchos que lo quieren escrachar”.

Por su parte, la diputada provincial del Frente Social y Popular (FSP), Mercedes Meier, afirmó: “Estamos defendiendo a la Argentina de quienes la atacan con manotazos imperialistas, como el presidente Macri, hay una gran unidad contra estas políticas tarifarias que empujan al hambre. Empujamos desde acá a un paro regional, vamos a un paro de mujeres el 8 de marzo. Es posible otra Argentina, con igualdad con justicia y con soberanía”.

La movilización se extendió por más de 20 cuadras hasta llegar al Patio Cívico en el que se realizó el acto central. Entre pedidos de realización de un paro nacional y rechazos a la reforma laboral, los manifestantes se pronunciaron en defensa de la industria nacional, entre otros puntos.